img-20151229-wa0002.jpg

“Para el 2016, nos vamos a dejar la piel en la construcción de una alternativa de gobierno sólida en esta ciudad, intensificando nuestra presencia en las calles y trabajando en las instituciones”.

 

Hemos vivido un año de importantes cambios políticos e indudablemente estamos ante un tiempo nuevo, un tiempo nuevo marcado por la incertidumbre y que requiere que se analice detenidamente el estado en el que queda la izquierda en este país y desde lo local, el estado en el que queda la izquierda en nuestra ciudad.

 

Desde el punto de vista estrictamente electoral, que indudablemente ha marcado notablemente la actividad de la asamblea local de Izquierda Unida en Sanlúcar, hemos visto en nuestra ciudad cómo el proyecto alternativo que representa izquierda Unida se consolida en tanto que hemos aguantado el envite de las nuevas fuerzas y las campañas de exclusión puestas en marcha por las élites económicas y mediáticas.

 

Para el coordinador de IU, Cristian Sánchez, “los resultados electorales de este último año han mostrado que tanto en las últimas elecciones andaluzas como en las elecciones generales de hace unos días, IU-Sanlúcar se ha mantenido como la ciudad andaluza de más de 50.000 habitantes en la que Izquierda Unida ha tenido mejores porcentajes de voto. Eso no basta. IU-Sanlúcar tiene la ambición de convertirse en primera fuerza política, no en conformarse con ser la ciudad andaluza de más de 50.000 habitantes en la que IU saca mejores porcentajes de voto”.

 

Desde IU-Sanlúcar creemos que este aguante se debe fundamentalmente a que tenemos una organización local fuerte, cohesionada, organizada y que trabaja de manera coordinada y planificada en torno a una serie de objetivos estratégicos, objetivos que podrían resumirse en el fin principal que tiene esta organización: la transformación de esta ciudad y el trabajo en defensa de las condiciones de vida de las clases populares, de esa mayoría, de ese 99 por ciento que sufre las consecuencias de la crisis.

 

Fruto de este trabajo coordinado y planificado que venimos realizando en los últimos años fueron los resultados de Izquierda Unida en las elecciones locales de mayo de este año. Hace 8 años obtuvimos 1 concejal, hace 4 años obtuvimos 3 concejales, en mayo de este año obtuvimos 4 y el objetivo a largo plazo es recuperar la alcaldía de esta ciudad con un proyecto alternativo, participativo y un proyecto que ilusione. Somos la 3 fuerza política en esta ciudad pese al voto cautivo, pese al empuje de nuevas fuerzas que indudablemente juegan en el mismo espacio electoral que nosotros y pese al empuje de otras no tan nuevas.

 

En resumen, Izquierda Unida en Sanlúcar está más viva que nunca y con independencia de si obtenemos buenos o malos resultados en las elecciones, vamos a seguir estando en los conflictos laborales con los trabajadores, en la movilización, etc.

 

Y ello porque entendemos que si bien el frente electoral, de que las elecciones, constituyen un frente muy importante, porque las leyes se cambian en el BOE y las decisiones locales que afectan directamente a los sanluqueños se cambian en el Boletín Oficial de la Provincia, ostentando la alcaldía, entendemos que si no hay un pueblo organizado, una movilización constante de la población en defensa de sus intereses de clase, vale de poco ganar unas elecciones. Hace falta un pueblo consciente, un pueblo organizado, movilizado que empuje y que arrope a las fuerzas políticas de la transformación.

 

Para el coordinador local, “el éxito de la fuerza de Izquierda Unida en nuestra ciudad ha sido el contacto permanente con la calle, el contacto permanente con los barrios, organizando asambleas y reuniones con los vecinos y sus representantes en todas las barriadas de Sanlúcar, estando presente en las movilizaciones en defensa del derecho a la vivienda, en defensa del derecho al aborto con presencia significativa de nuestras mujeres en organizaciones como la Marea Violeta, en defensa de trabajadores despedidos o represaliados, organizando campañas sostenidas en el tiempo de denuncia de las consecuencias de la privatización del agua y de reclamación de lo cobrado indebidamente por Aqualia a los sanluqueños, organizando conferencias como los Encuentros en la Paz y coloquios sobre temas importantes como las consecuencias de la LOMCE, como campañas en defensa del pequeño comercio, como la participación de nuestros militantes en movilizaciones como las Marchas de la Dignidad y como la participación en los procesos de Unidad Popular, procesos de intentos de confluencia de la izquierda”.

 

Por su parte, los concejales Fernando Cabral y Carmen Álvarez han realizado una valoración más centrada en el ámbito municipal, ámbito en el que la lucha contra la especulación política, la corrupción y por los derechos de la ciudadanía han centrado el trabajo del Grupo Municipal de Izquierda Unida en lo que va del presente mandato surgido de las pasadas elecciones municipales de mayo, un mandato que se está caracterizando por una incapacidad manifiesta del PSOE a adaptarse a la nueva realidad política de gobernar en minoría. Víctor Mora y compañía, acostumbrados al ordeno y mando, no terminan de aceptar que gobiernan en minoría y pretenden imponer sus propuestas sin consensuar ni dialogar con los grupos municipales.

 

Sanlúcar es actualmente un municipio gobernado pensando en unos pocos y no en el interés de todas y todos vecinos sanluqueños. Es el resultado de las políticas aplicadas por el PSOE, más interesado en esconder su nefasta gestión y sus presuntas corruptelas que en solucionar los problemas reales de la población.

El concejal Fernando Cabral destacó los logros de IU durante estos meses “pese a la parálisis de gestión municipal por parte del Gobierno, parálisis que se pone de manifiesto Pleno a Pleno, viéndose desbordados por las iniciativas que proponen los distintos grupos de la oposición. Propuestas que se aprueban en su gran mayoría con los votos en contra del grupo municipal del PSOE y que en lo que llevamos de mandato, tan solo han puesto en marcha un 10% de la aprobadas”.

Las únicas propuestas que el equipo de gobierno llevan al Pleno son solicitudes de créditos para paliar la desastrosa gestión económica, que está llevando al consistorio a una situación límite de no tener liquidez ni poder atender las más elementales gestiones municipales, teniendo todos los meses serios problemas para pagar las nóminas a los empleados municipales.

Las constantes denuncias de IU, atendiendo a la responsabilidad contraída con el pueblo sanluqueño, han conseguido un nuevo reglamento del Pleno más participativo y democrático, lejos del ordeno y mando del anterior del PSOE y Ciudadanos y en materia de transparencia; ha conseguido, igualmente, que se aprobara la apertura de hasta cinco expediente sancionadores a Aqualia y que se crearan las comisiones de investigación sobre las contrataciones irregulares en la Oficina de la Vivienda y sobre las Escuelas de Verano. Este último asunto se está investigando en el juzgado nº 1 de la ciudad por entender el juez la posible comisión de graves delitos en la concesión de este servicio al que fuera funcionario de empleo y asesor económico del alcalde.

Ya en un ámbito social, IU consiguió que se aprobaran iniciativas para la paralización de desahucios en la ciudad, que se garantizara la terminación del nuevo centro de alzhéimer de Pino Alto con fondos municipales, la creación de un comedor social gestionado directamente desde el ayuntamiento, que no se cambiara de lugar el monumento a la tolerancia de Bajo de Guía, etc.

En materia laboral, IU ha hecho suya las reivindicaciones de los trabajadores del Poli y de los trabajadores de la vigilancia de playa, llevando al pleno distintas iniciativas para que se atendieran las reivindicaciones de estos trabajadores. 

En materia económica, el concejal Fernando Cabral sostuvo que “cabe resaltar que IU consiguió el compromiso por unanimidad del pleno municipal de que se bajara el tipo impositivo del IBI al 1,00, para que la cuota del impuesto bajase un 5%, de tal forma que los sanluqueños pagasen en 2016 lo mismo por este impuesto que en 2014. Lamentablemente, el equipo de gobierno del PSOE y el grupo municipal de Si Se Puede incumplieron dicho acuerdo, aprobando una subida del IBI del 2% para el 2016. Finalmente, las ordenanzas fiscales han sido aprobadas con los únicos votos a favor del PSOE y las abstenciones de Por Sanlúcar Sí Se Puede (Podemos), teniendo que emplear el alcalde su poca democrática prerrogativa del voto de calidad como alcalde, al darse un empate en la votación en el pleno extraordinario del pasado martes 29 de diciembre”.

 

Por su parte, la concejala Carmen Álvarez destacó varios logros importantes logrados gracias al trabajo de Izquierda Unida. En materia de vivienda se ha conseguido, después de reiteradas ocasiones en los plenos del anterior mandato, poner en marcha una oficina de la defensa de la vivienda, propuesta que llevábamos en nuestro programa, pero ésta, aparte de contratar de la manera que se ha contratado a los profesionales que en ella trabajan, no cumple con la verdadera necesidad habitacional para muchas familias sanluqueñas. No se está negociando con las entidades bancarias desde nuestro consistorio, no se está gestionando desde esta oficina las daciones en pago. En Sanlúcar se sigue desahuciando sin dar la cobertura necesaria para las familias.

 

En Asuntos sociales, pese a que conseguimos que se aprobara nuestra moción para la creación de un comedor social, como ya hemos denunciado días atrás, no hay protocolo de actuación para indigentes que duermen en la calle, las partidas presupuestarias son insuficientes, los planes de empleo son escasos sin apostar por una regeneración al empleo.

 

La delegación de la mujer es solo una herramienta de asesoramiento sin acción y sin potestades vinculantes, con un presupuesto mínimo para hacer las campañas del 25N o del 8 de marzo. Por ejemplo, en esta delegación no se gestiona la protección de las mujeres víctimas de violencia machista.

 

La concejala señaló que “la delegación de playas es una delegación que está ahí pero que nada ha hecho este verano por ejemplo para la limpieza en condiciones de las playas, los vertidos se siguen tirando en nuestro río con unos niveles nefastos de salubridad y a ello hay que añadir las condiciones de trabajo en que se encuentran los trabajadores del servicio de socorrismo. Tenemos una ciudad muy sucia pese al potencial turístico que tenemos”.

 

La delegación de participación ciudadana no existe, no se ha puesto en marcha ningún consejo de participación. Además, se sigue castigando a los colectivos de la ciudad con multas por poner carteles.

 

Aunque parezcan sencillas las políticas que se pueden llevar a cabo con la presión de los partidos de la oposición, al encontrarse el PSOE en clara minoría, no es fácil conseguir grandes cosas, ya que en cualquier momento tienen partidos de la oposición que le levantan la mano para llevar esas políticas que dicen que son socialistas pero que nada tienen que ver con la mejora del pueblo sanluqueño y nuestra economía. Como por ejemplo, aprobar créditos bancarios para pagar facturas de dudosa veracidad.

 

La concejala Carmen Álvarez lamentó que “Ana Mestre sólo vaya al ayuntamiento para los Plenos y que desde el Partido Popular sólo vayan a las barriadas para hacerse las fotos de la campaña”. Los concejales de Por Sanlúcar Sí Se Puede, que alegan siempre que son nuevos y que están aún estudiando el funcionamiento de la administración local, “a veces levantan la mano al PSOE para aprobar mociones de préstamos que van a ser una ruina para nuestro ayuntamiento o para votar a favor de la aprobación inicial de las Ordenanzas fiscales que implican una subida de un 2% en el IBI y en cuanto a los concejales de Ciudadanos, aún parecen tener en mente que todavía están en el eterno pacto de 8 años con el Partido Socialista. Ahora todo lo que se les plantea es ilegal y quieren verlo con informes, como cuando pidieron un informe para ver si se podía bajar el IBI a los sanluqueños”, señaló la concejala.

 

“Desde IU Sanlúcar se ha conseguido sacar importantes mociones, como el estudio para finalizar y poner definitivamente en marcha el centro de Alzheimer, un pacto por el empleo, el acuerdo para la solución de los 26 trabajadores despedidos del polideportivo, una moción para bajar el IBI a todos los sanluqueños”. La concejala denunció que pese a que “estas mociones se consigan aprobar en los plenos, desgraciadamente en nuestro ayuntamiento impera el ordeno y mando de nuestro alcalde Víctor Mora y las mociones aprobadas las tendrá en el cajón del olvido, todo por no dar su brazo a torcer y asumir que este tipo de cosas se han conseguido gracias al trabajo de Izquierda Unida”.

 

“No es fácil estar en la oposición con un partido que gobierna este ayuntamiento como su cortijo particular, con una televisión pública a su servicio que pagamos todos los sanluqueños y sanluqueñas. Con un periódico semanal financiado desde nuestro consistorio, con el llamado decretazo del ´fomento de la lectura` para ser claramente la voz de su amo. Así gobierna cualquiera, yo ordeno y mando y los medios me sacan siempre”, continuó la concejala.

Izquierda Unida ha apoyado a aquellas propuestas que ha creído buenas para el interés general de la ciudad, sea cual sea el grupo municipal que las haya propuesto, a diferencia del PSOE, que siempre ha intentado vetar nuestras propuestas sin entrar a valorarlas sin más.

 

Por último, Carmen Álvarez agradeció el trabajo de sus compañeros de grupo municipal; Ifigenia Bueno, Cristian Sánchez y Fernando Cabral, “así como el trabajo y la constancia de nuestra organización. Una organización que no se vende a los intereses de unos pocos. Es una organización que trabaja mucho y que continuaremos  haciéndolo porque Sanlúcar sea una ciudad solidaria, inclusiva y sostenible, gobernada desde la transparencia y con la participación de la ciudadanía y colectivos sociales. En definitiva, una ciudad de todas y todos”.

 

Cristian Sánchez concluyó señalando que “para el 2016, nos vamos a dejar la piel en la construcción de una alternativa de gobierno sólida en esta ciudad, intensificando nuestra presencia en las calles y trabajando en las instituciones, en concreto, en el Pleno municipal, para mejorar las condiciones de vida de aquellos que viven con 426 euros, de aquellos que viven con la incertidumbre de si la semana que viene serán despedidos, de los que tienen que estirar la pensión para ayudar a sus hijos en paro, del autónomo ahogado a tasas e impuestos, de los jóvenes sanluqueños que se ven obligados a marcharse al extranjero en busca de oportunidades que su país no les da, en defensa de la igualdad real de las mujeres y en definitiva, en defensa de la mayoría social de esta ciudad”.

Deja una Respuesta