rafa-atril-ipod-photo.jpg

El portavoz municipal de IU, Rafael Terán, ha denunciando las represalias adoptadas por la dirección de la empresa TUSSA de transporte urbano de la ciudad contra un trabajador de la misma, así como, y la inadmisible inhibición del equipo de gobierno PSOE-CIS en el asunto al tratarse de una empresa mixta participada al 50% por el ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda. El ayuntamiento es copartícipe en todo lo que se haga en dicha empresa, en lo bueno y también en lo malo, como es este caso.

El trabajador está siendo represaliado por la empresa  por secundar expresar su voluntad de querer secundar una huelga general convocada por las organizaciones sindicales contra la reforma laboral y los recortes sociales impuestos por el gobierno del PP de mariano Rajoy. La represalia consiste en no volverlo contratar como venía ocurriendo periódicamente.

El alcalde sustituto, Víctor Mora, conocedor de los hechos, tiene ante sí una nueva oportunidad de demostrar que su acceso a la alcaldía, lejos de representar un continuismo en el fondo y en las formas de gobernar la ciudad, haciendo que la empresa TUSSA rectifique contratando al trabajador represaliado pidiendo las disculpas públicas necesarias prometiendo el abandono de estas prácticas en el seno de la empresa mixta de transporte urbano.

De no ser así, Víctor Mora, perderá la poca credibilidad que le va quedando en el poco tiempo que lleva en el cargo como alcalde sustituto. No es posible, añade el portavoz municipal, compaginar estar a favor de las demandas que llevaron a la convocatoria de la huelga general, mientras se inhibe escandalosamente ante los mecanismos rastreros, como en este caso, de quienes no quieren que los trabajadores hagan uso de ese derecho constitucional que asiste a los trabajadores, sobre todo en una empresa de la cual es partícipe al 50% por el propio ayuntamiento.

A una empresa participada por la administración publica con el 50% no solo se debe exigir que ofrezca un servicio público de calidad, sino también en mantener unas relaciones laborales con las trabajadores desde el derecho y no desde la coacción mediante represalias como en este caso.

Por todo ello, Rafael Terán insta al alcalde sustituto a que obligue a la TUSSA a volver contratar al trabajador represaliado en las mismas condiciones en que lo venía haciendo periódicamente. 

Deja una Respuesta