logo-color-ipod-photo.bmp

 

La Secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Montserrat Gomendio, planteó hace unos días la posibilidad de que la Universidad evolucionase y pasara de un sistema de becas hacia otro de préstamos. Horas después, el Ministerio de Educación matizó que “no plantea pasar del sistema de becas al de préstamos en la Universidad”.

Se pretende por parte del Partido Popular que los Bancos se hagan con nuevos clientes, en este caso, los jóvenes que quieren estudiar, para lo que tendrían que hipotecarse desde los 18 años en caso de que esta propuesta se llevase a cabo en un futuro.

Ya lo han hecho con las pensiones: el aumento de la edad de jubilación y de los requisitos y obstáculos para acceder a pensiones públicas dignas y los beneficios fiscales que los Gobiernos de PP y PSOE han otorgado a los Planes de Pensiones Privados hacen que muchos ciudadanos, viendo que no van a tener pensiones dignas, se vean obligados a contratar Planes de Pensiones a los Bancos.

Pese a que horas después de hacer sus declaraciones, la Secretaría de Estado se desdijo, para el Área de Juventud de Izquierda Unida-Sanlúcar, estos planteamientos ponen de manifiesto las intenciones que esconde el Ministro de Educación Wert (PP), que se traducen en ahondar en su modelo de educación elitista, segregada, privatizadora y entendida no como un derecho o un servicio público sino como un negocio del que la Banca saque tajada.

Ahora más que nunca es el momento de organizarse y luchar contra quienes están acabando con el derecho a la educación mediante recortes en becas y otros conceptos y mediante leyes educativas que solo contentan a la jerarquía católica. Es fundamental que haya una respuesta contundente por parte de los estudiantes, de los profesores y de la ciudadanía en general contra estas políticas.

Desde el Área de Juventud de Izquierda Unida seguiremos defendiendo a los estudiantes sanluqueños de estos ataques y animamos a los sanluqueños a salir a la calle a movilizarnos en defensa de nuestros derechos.

Deja una Respuesta