4-concejales-de-iu.jpg

 

La autorización de la semana pasada del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía al Servicio Andaluz de Salud (SAS) para la suscripción de conciertos sanitarios cuatrianuales en las provincias de Cádiz, Huelva y Málaga indica que el gobierno de Susana Díaz (PSOE) no solo no tiene intención de reducir los conciertos con la sanidad privada, sino que se han incrementado con la entrada de nuevos servicios .Ha quedado consumada la política sanitaria de la Junta de Andalucía, claramente partidaria de favorecer los conciertos con empresas privadas en detrimento del fortalecimiento de la red sanitaria pública.

 

El discurso esgrimido por el PSOE justificando los conciertos en un auxilio a una sanidad pública saturada se rompe en la provincia de Cádiz, donde hay un porcentaje de sanidad concertada mucho mayor al de cualquier otra provincia de Andalucía. Según los datos aportados por la propia Junta de Andalucía, el concierto para la provincia le supone a la Administración andaluza cerca de 400 millones de euros, frente a los 17,4 de Huelva o los 18,2 de Málaga.

 

El dinero que se emplea en el concierto con estas clínicas privadas deja de ser invertido en la culminación de proyectos de gran importancia de la red pública como son el Chare de Vejer, el servicio de radioterapia de Jerez, el hospital de La Línea. Asimismo, es evidente que cada vez que se concierta se opta por privatizar una parte de la sanidad andaluza y también es evidente que el dinero que se va a adjudicar los conciertos es el que hace falta para terminar equipamientos sanitarios públicos que si estuviesen finalizados harían innecesarios muchos de los conciertos; por lo que es la pescadilla que se muerde la cola, no se terminan las infraestructuras y se concierta, y como se concierta, no hay dinero para terminarlas.

 

La política sanitaria de la Junta de Andalucía para con la provincia de Cádiz, con urgencias saturadas, largas listas de espera, plantas cerradas o contratos precarios del personal público, mientras se deriva dinero a la sanidad privada, se pone de manifiesto con lo “sorprendente” que resultó el acuerdo suscrito con la empresa Pascual, con la que se llegó a un acuerdo pese a que no se presentara inicialmente en el concurso abierto por el SAS, lo que motivó la firma de convenios con otras clínicas privadas en el Campo de Gibraltar, Jerez y otros puntos de la provincia.

 

La parlamentaria andaluza por IU, Inmaculada Nieto, ya denunció hace algunos meses que en dicho acuerdo, “las condiciones de esta negociación las ha puesto Pascual: el lote, el precio y el tiempo; la Consejería se ha limitado a firmar”, a la vez que apuntaba las “ventajas” de precios y aumento de pruebas concertadas obtenidas por Pascual en el nuevo acuerdo.

 

De acuerdo con los datos aportados por la propia Junta de Andalucía, para la provincia de Cádiz se acuerda un primer concierto por valor de 380,53 millones de euros para la contratación de atención sanitaria urgente y de asistencia especializada programada (hospitalización, intervenciones quirúrgicas, consultas, pruebas diagnósticas) en centros hospitalarios de El Puerto de Santa María, Sanlúcar de Barrameda y Villamartín.

 

Asimismo, informa de que en relación el suscrito en 2011, supondrá una ampliación de servicios con la incorporación de camas en hospital de día médico y Rehabilitación Integral en Villamartín; consultas de Cardiología, Digestivo y Neumología y Digestivo y pruebas funcionales de las dos primeras de estas especialidades en El Puerto y Sanlúcar, y estudios de Resonancia Magnética y ampliación de la cartera de consultas y del catálogo de pruebas diagnósticas en las tres localidades.

 

IU-Sanlúcar, tras un análisis pormenorizado de la situación sanitaria sanluqueña en general, plantea dos alternativas para mejorar la deteriorada situación sanitaria que padece nuestra ciudad.

 

En primer lugar, IU-Sanlúcar ha planteado en sus programas electorales de 2011 y de 2015 la restitución del distrito sanitario Costa Noroeste, que ya existió y que las autoridades sanitarias provinciales del SAS hurtaron a los sanluqueños, integrándolo ilegalmente en uno de mayor dimensión denominado Jerez-Costa Noroeste, mientras los políticos locales del PSOE irresponsablemente miraban hacia otro lado. Este hecho supondría, por una parte, acercar los servicios sanitarios a los ciudadanos y, por otra parte, incrementar la plantilla en más de veinte profesionales que harían más ágiles todos los trámites sanitarios a los ciudadanos.

 

La sola construcción de un nuevo centro de salud en La Dehesilla, muy necesario por cierto, no aumentaría la plantilla sanitaria  y administrativa en Sanlúcar, sino que provocaría un traspaso de personal sanitario de los actuales centros de salud a este nuevo. Con la restitución del Distrito Sanitario Costa Noroeste aumentaría de forma efectiva la plantilla de trabajadores en ese ámbito de servicio público.

 

Por otra parte, y no menos importante, en coherencia con la defensa de lo público y convencida de que el mejor servicio a los ciudadanos es el público, IU aboga por el rescate del Hospital Virgen del Camino, en los tiempos adecuados, con respeto a la legislación vigente y, como mínimo, manteniendo la plantilla actual del centro, lógicamente.

 

Esas instalaciones deben seguir prestando servicio a los sanluqueños gestionadas a través de una empresa pública. No deben existir disfunciones ni ineficiencias a la hora de ofrecer especialidades y demás atención sanitaria a los usuarios. Hoy en día se están vaciando de contenido las especialidades del Centro de Salud del Barrio Alto y muchos sanluqueños terminan teniendo que ser atendidos de sus dolencias en el Hospital de Jerez, con el perjuicio económico y de molestias que ello supone. Al mismo tiempo, existen duplicidades que podrían evitarse con una mejor organización.

 

Hay ya algunas localidades andaluzas que han tenido que recurrir a esta fórmula de rescatar un servicio sanitario concertado ante la pérdida de calidad paulatina que el servicio estaba padeciendo, eso sí, respetando la plantilla que en ese momento tenía el centro sanitario.

 

Deja una Respuesta