obras-visera-de-el-palmar-hdtv-1080.jpg

Carmen Álvarez: “El alcalde, siempre más preocupado en el rédito político que en la mejora real de las infraestructuras municipales, no aclara si la estructura base puede soportar el peso de la visera proyectada en el estadio de futbol de El Palmar”.

 

29/06/2018.- Como de costumbre, Víctor Mora y compañía anunciaron a bombo y a platillo que dentro del Plan Invierte de 2017 iban a dedicar 120.000 euros en la instalación de una visera en el estadio municipal de futbol de El Palmar, con el objeto de resguardar a los afeccionados de las inclemencias del tiempo. Este Plan Invierte 2017 que solo contó con el voto favorable de IU.

La intervención que se proyectaba contemplaba la construcción de una marquesina metálica destinada a cubrir los tres tramos centrales del graderío, una superficie total aproximada de 370,18 metros cuadrados, para lo que se había proyectado un diseño ligero y a su vez resistente, permitiendo su integración en el entorno y evitando cualquier impacto visual negativo. El presupuesto de las obras, con un plazo de ejecución desde su inicio de tres meses, es de 120.000 euros.

Después de meses de la aprobación del proyecto en Pleno Municipal, aún no se ha procedido al inicio de las obras necesarias. Por todo ello, en el pasado pleno municipal, la portavoz del grupo municipal de IU, Carmen Álvarez, se interesó por el retraso de las obras, obteniendo como respuesta por parte del alcalde, que el presidente del club pidió que las obras empezara una vez concluida la liguilla de ascenso, que ha finalizado con el éxito deportivo del retorno a Segunda B del Atlético Sanluqueño.

 

Sin embargo, IU ha sabido de la posible existencia de un grave problema técnico que puede condicionar, si no la instalación de la estructura, si el plazo de ejecución de 3 meses como el montante del presupuesto del proyecto inicialmente establecido en 120 mil euros. El problema radica, según nos comentan, en que la estructura base donde se iba a instalar la visera no tiene capacidad de aguante para el peso de la estructura que tendría que soportar. De esta circunstancia nada dijo el alcalde en la interpelación en el Pleno.

 

De ser cierta esta circunstancia, sería una muestra más de la improvisación e irresponsabilidad de este equipo de gobierno del PSOE de Víctor Mora y de la propia Gerencia Municipal de Urbanismo. No se puede entender que desde esta entidad se dé visto bueno a un proyecto de este calibre sin tener encuentra una circunstancias tan importante y elemental como ésta. Lamentablemente, la GMU con su responsable política, Inmaculada Muñoz y su gerente al frente, Mónica González, nos viene dando buena muestra de su nefasta e irresponsable gestión en materia de urbanismo, que en este caso, rebasa todo los límites posibles.

 

IU, cumpliendo con su responsabilidad de velar por los intereses generales de la ciudad, va a solicitar un informe a la GMU sobre esta eventualidad, al parecer, no tenida en cuenta en el proyecto inicial, y de confirmarse, exigirá las dimisiones inmediata de la delegada de urbanismo, Inmaculada Muñoz, como de la gerente de la GMU, Mónica González, por su manifiesta incompetencia en esta materia y en su defecto, la dimisión del propio alcalde, Víctor Mora, a pesar de las 40, 45 o 90 mil razones que se lo impidan.

Deja una Respuesta