logo-iu-color2-ipod-photo.JPG

IU es un partido con un discurso único. Tanto en Sanlúcar, como en Lebrija, como en cualquier otro rincón de la provincia o de la comunidad autónoma, defiende exclusivamente el interés general de los ciudadanos por encima de cualquier otra consideración u oportunidad localista.

 Otros, sin embargo, llevados por la desesperación, las urgencias y el nerviosismo al conocerse sobrepasados ampliamente en ideas, iniciativas y capacidad para llevarlas a cabo, pretenden hacer del localismo la mejor forma de soslayar dicha incapacidad.

La disolución y liquidación de la Mancomunidad de Municipios del Bajo Guadalquivir, ha puesto de manifiesto todo esto de manera notoria en boca del responsable local del PSOE, Víctor Mora.

El PSOE ha gobernado desde su creación la mancomunidad y desde entonces ha utilizado este ente como herramienta de clientelismo político y lugar donde dar generoso cobijo económico a aquellos socialistas que perdían la cobertura económica que les prestaba sus cargos públicos, lo que se ha denominado como “cementerio de elefantes”.

El PSOE de Sanlúcar, que ahora se rasga la vestidura, por la coherencia política de los concejales sanluqueños de IU en la votación de la liquidación de la MMBG, han estado durante décadas sumisos y hasta cómplices ante las decisiones que le marcaban desde el PSOE-A y desde la propia Junta de Andalucía con todo lo que se refería a la mancomunidad.

A juzgar por las últimas encuestas y sondeos, entre los socialistas está cundiendo la idea de sálvese quien pueda, propio de un partido sin proyecto común y en descomposición y, por ello, cada cual tira por el camino de en medio para salvar su cuello, esto se ha evidenciado con las distintas agrupaciones locales socialistas de las poblaciones pertenecientes a la mancomunidad.

Nuestro ayuntamiento va a tener que hacer frente a una deuda de cerca de 10 millones de euros en concepto de gastos generales porque durante años la señora Alcaldesa, Irene García y Víctor Mora han estado mirando hacia otro lado, cuando no participando de una forma u otra de los disparates económicos y financieros llevados acabo desde la mancomunidad. Esta deuda es fija y no la cuestiona Víctor Mora ni Irene García.

Los costes sobre servicios específicos que le imputan a nuestro ayuntamiento en la liquidación aprobada, cerca de 4 millones de euros, son los que durante años Irene García y Víctor Mora han permitido y nunca antes denunciado hasta ahora. Cuando en 2010 IU de Sanlúcar planteaba que nuestro ayuntamiento se saliese de la Mancomunidad, fue Víctor Mora uno de los que más activamente defendía la permanencia y calificaba nuestra propuesta de ocurrencia sin sentido. Por eso creemos que ahora le traiciona el subconsciente al pedir la dimisión de Rafael Terán, porque en realidad quiere pedir la suya propia, pero su falta de coherencia y, sobre todo, su falta de expectativas laboral fuera de la política se lo impide.

Dice Mora que los concejales de IU de Sanlúcar han votado a favor de una liquidación ilegal e injusta. Esto quiere decir que su partido, ha hecho una ilegalidad. Pues si es ilegal deben saber que militan en un partido que vota ilegalidades, ya saben lo que tiene que hacer, menos demagogia y a demostrarlo donde proceda. Si es injusta es porque ellos sumisamente lo han consentido durante años mediante una “mercantil” disciplina del voto respecto a su partido que ha durado 25 años.

Resulta lógico que Víctor Mora hable de un nuevo caso Terán, porque en su partido deben saber bastante de estos asuntos. Con el caso Sanlúcar el PSOE sanluqueño se doctoró en temas de corrupción, con el caso de los ERE se esta doctorando a nivel andaluz, y ahora se están sacando “master postgrado” en nuestra ciudad con los asuntos que irremediablemente verán la luz como son el GDR Costa Noroeste, Ciclo Integral del Agua, Reclasificaciones de Terrenos Express, Comilonas, Vados, Sobresueldos, Sobornos y Compra de Voluntades, Cursos de Formación, y un largo etcétera.

A Irene García le ha salido mal la jugada con la alcaldesa de Lebrija, de su mismo partido. E intenta disparar contra todo lo que se mueve fuera de su control. Izquierda Unida resiste bien los embates sustentado en la ira, la venganza y el sinsentido como esta proyectando una mujer, apoyada por mercaderes de la política, iracunda y falta de respeto para con los demás cuando no se sale con la suya.

IU Sanlúcar no va a consentir que ni la alcaldesa ni Víctor Mora vayan a utilizar la deuda que debe hacer frente el ayuntamiento por la disolución de la mancomunidad como excusa para justificar su nefasta gestión económica, laboral y social al frente del ayuntamiento y, por supuesto, tampoco va a consentir que pretenda utilizar a IU como chivo expiatorio para ello.

Deja una Respuesta