[Despedida+de+Prats.jpg]

En un salón de plenos lleno hasta los topes, Prats fue despedido entre aplausos y abrazos
Nuestro compañero, Antonio Prats, abandonó ayer entre aplausos de cientos de personas su asiento en el salón de Plenos, tras asistir a su última sesión, en la que el punto número seis del orden del día ordenaba su inhabilitación como cargo público debido a la sentencia del “Caso Ramel”, en el cual defendió a ciento ocho trabajadores y miles de niños que se quedarían sin colegio.

Tal y como estaba previsto, el Pleno abordó el punto del orden del día en el que se ordenaba el cese del político andalucista, sin que el mismo pudiese intervenir. En nombre de él, lo hizo el portavoz de grupo, Raúl Caña, que destacó el amplísimo apoyo ciudadano que ha recibido Antonio Prats para que le concediesen el indulto y por supuesto, su labor como político.”De la misma forma que hemos acatado la sentencia”, explicó Caña, “no estamos de acuerdo con la resolución de justicia que se ha dado para este caso. Hay muchísimas personas con problemas más graves en justicia, a los que se les ha dado. Y a él, que defendía el derecho de los trabajadores, se le ha negado”.

Asimismo, Raúl Caña, valoró el trabajo de Antonio Prats como político, “es capaz de convertir las necesidades de los ciudadanos en propuestas y reivindicaciones. Entendemos que él ha sabido ejercer la actitud política magistralmente, y por ello, la permanencia en el partido, va a depender de él”.

Por su parte, el portavoz de Izquierda Unida, Manuel Gil, apoyó también a Prats, que recordó el caso de marzo del 2001 calificándolo de “montaje político” y que valió al Partido Popular para “ganar unas elecciones”. Asimismo, explicó que “ya la justicia puso a cada uno en su lugar demostrando que todo era mentira y a la mayoría no les ha quedado ninguna pena. No entiendo como Antonio Prats es el único que tiene que cumplir sentencia”.

Al final del pleno, el andalucista intervino sobre este asunto ante la Corporación, algo que solicitó haciendo uso del reglamento local de participación ciudadana. En su intervención como ciudadano de Sanlúcar, explicó que “estoy orgulloso de todos los años en los que he estado representando en el pleno a los ciudadanos. Los hechos que ocurrieron hace ya nueve años, tenían como objetivo defender a más de 12.000 niños que se quedaron sin clase, y más de un centenar de trabajadores que habían trabajado durante muchísimos años en condiciones indignas, con sueldos ridículos de una empresa que trajo el PSOE en su etapa de gobierno, a la que luego ha habido que abonarle cientos de millones de pesetas como consecuencia de que no se les pagaba”.

En su intervención, Antonio Prats manifestó que seguirá defendiendo los intereses de los ciudadanos de Sanlúcar allá donde esté, “porque ese es el primer objetivo de estar en política y no otro”, apostilló. En relación con los hechos ocurridos en el 2001, manifestó que todo había sido una trama organizada y preparada donde participaron dieciséis concejales de distintas organizaciones entre ellos cinco del PSOE. Sobre este tema añadió que “parece que la alcaldesa se olvida de que su partido también estuvo presente en estos hechos”. Antonio Prats recordó a García, que volvería estar sentado en el sillón que había abandonado, y que el PA tendría mas representación utilizando términos democráticos.

Asimismo, se dirigió a la alcaldesa diciéndole que tenía “muy poca talla política”, y que utilizaba todos los métodos a su alcance para quitar de en medio la oposición que está haciendo Antonio Prats y el partido Andalucista. “Para ello”, explicó Prats, “no le importa hacer lo que tenga que hacer, moviendo todos los hilos a su alcance para que no me den el indulto, ya que soy molesto en la oposición y estoy haciendo llegar a los ciudadanos los hechos que están ocurriendo en el Ayuntamiento y el engaño y especulación que tanto usted como el señor Marín cometen, habiendo prometido una cosa y haciendo ahora totalmente lo contrario”. Apeló Prats a García que “el Ayuntamiento se ha convertido en su cortijo, en el cual le importa muy poco los intereses de los ciudadanos”.

En esta misma línea, Antonio Prats dijo que durante los dos últimos años, “y todos tenemos la sospecha”, se han estado moviendo hilos para que no le diesen el indulto, en un acuerdo más entre PSOE y Ciudadanos Independientes, ya que “el señor Marín ha contado a sus más allegados y a distintos medios de comunicación que no me darían el indulto”.

Antonio Prats, manifestó en el pleno que qué hace falta para que a un ciudadano le den un indulto, cuando esta petición la han firmado más de 5.000 sanluqueños y más de cuarenta colectivos. “Esto parece ser no ser suficiente, para que este indulto se haga una realidad, ya que tenemos la sospecha de que se han antepuesto los intereses políticos del PSOE y de la alcaldesa, antes de hacer justicia”, explicó. No entiende Prats, como se les concede indultos a personas que realmente hacen crímenes y se le ha negado a él, que tenía un grandísimo apoyo por parte de ciudadanos y colectivos.

Deja una Respuesta