policia-y-coche-ipod-photo.jpg

Agentes de la Policía Local detuvieron ayer a J. H. F., de 19 años de edad, quien protagonizó una peligrosa huida en un ciclomotor por numerosas calles de la ciudad y provocó lesiones a dos agentes.

Los hechos se iniciaron alrededor de las 16.00 horas, cuando unos agentes que se encontraban realizando un control de vehículos en la confluencia entre la Calzada de la Duquesa y la avenida de Las Piletas dieron el alto al conductor de un ciclomotor tras comrpobar que ni él ni su pasajera llevaban casco de protección homologado. En lugar de atender las indicaciones de los agentes el sujeto se dio a la fuga en dirección a Las Piletas, iniciando una huida que duró unos 30 minutos. Durante ese periodo, el motorista circuló, siempre a gran velocidad, en dirección prohibida, por aceras y zonas peatonales y sin respetar las señales de tráfico ni de los agentes, poniendo en serio peligro a numerosos ciudadanos y a los propios policías. En este sentido, en su huida el individuo arremetió en varias ocasiones contra los agentes y en otras frenó de manera brusca para intentar colisionar con los vehículos policiales, por lo que éstos se vieron obligados a realizar numerosas maniobras para impedirlo.

En el transcurso de su fuga, el sujeto y su acompañanate circularon por la avenida de Las Piletas hasta la calle Alonso de Lugo, por donde circularon a toda velocidad por la acera, siguieron por la zona peatonal de la estación de autobuses, por el parque público situado junto a la calle Pescadería, obligando a numerosas personas a apartarse, por la calle Hermano Fermín, por Pescadería circuló en dirección prohibida, al igual que por Banda Playa. En esta calle, en obras, circularon a gran velocidad por la acera, obligando a una persona a retirar a un niño pequeño para que no fuese atropellado, y continuaron por la calle peatonal Tartaneros hasta llegar a la plaza del Cabildo, donde circularon por entre las mesas de las terrazas de los bares sin ningún miramiento por los ciudadanos. Ya sin acompañante, el individuo siguió por Banda Playa en dirección prohibida hasta el Carril de San Diego, para subir por la Cava del Castillo, seguir por calle Sevilla hasta llegar a El Palomar, por donde recorrió numerosas calles hasta que colisionó con un vehículo.

Cabe indicar que la moto tenía la matrícula manipulada para que los números no se pudieran idenfiticar con exactitud.

El equipo de Gobierno quiere felicitar a los agentes por esta actuación, gracias a la cual, y a pesar de la peligrosa actitud del detenido, ningún ciudadano se vio afectado.

Por otra parte, en los controles preventivos de tráfico, la Policía Local revisó ese mismo día un total de 43 ciclomotores y motocicletas y un turismo, presentando nueve denuncias por diferentes motivos, una de ellas contra un conductor por un delito contra la seguridad del tráfico por conducir sin el precepctivo carné.

Deja una Respuesta