grupo-municipal-de-iu-ipod-photo.JPG

Salvo que haya sido en las gratificaciones discrecionales, no hay nada que justifique que se haya sobrepasado el gasto en 2,5 millones de euros.

05/12/2017.- En el 2016 se obtuvo un superávit de 15 millones de euros y a pesar de ello se dejaron de pagar facturas por valor de 152 mil euros que se han tenido que pagar con el presupuesto  de 2017, a la vez que pretenden renunciar al gasto de 2,5 millones de euros porque ya han sobrepasado el límite de gasto aprobado en los presupuestos municipales prorrogados del 2016 para este año porque no han sido capaces presentar presupuesto para este ejercicio.

Por ello pretendían que el pleno aprobase que se dejasen de hacer efectivo partidas presupuestarias por valor de 2,5 millones de euros que principalmente afectan a la limpieza pública, recogida de basuras, alumbrado público, estrategia DUSI, arreglos en infraestructuras entre otros.

Es decir, el equipo de gobierno ya ha sobrepasado en 2,5 millones de euros lo que podía gastar según lo presupuestado en 2017, y tienen que renunciar a gastar partidas presupuestarias por esa cantidad y, además, no gastar nada y en nada más en lo que queda de año.

El alcalde, Víctor Mora, y la delegada de hacienda, Inmaculada Muñoz machacan a los sanluqueños con subidas injustificadas, desproporcionadas e improductivas de impuestos y tasas y en recortes en servicios municipales para cumplir con su Plan de Ajuste y a la hora de la verdad, cuando les interesan incumplen su adorado Plan de Ajuste.

El grupo municipal de IU, de la misma manera que lo hizo en el pasado pleno municipal de noviembre, sigue exigiendo a Víctor Mora que justifique en que se ha gastado esos más de dos millones y medio de euros, porque no ha habido nada extraordinario que haya ocasionado ese gasto, ni en la ciudad ha habido mejora alguna que lo pueda justificar, salvo las injustificadas gratificaciones que tan discrecionalmente reparte todos los meses a determinados colectivos laborales en el ayuntamiento.

 

Deja una Respuesta